Saltar al contenido

¿Con qué frecuencia debes recibir un masaje?

frecuencia masajes

Recibir un masaje puede ser una forma de tratarse, desestresarse o abordar un problema médico. Puede buscar un masajista para una variedad de masajes diferentes. También puede automasajearse o pedirle a alguien que realice técnicas de masaje en casa.

No existen pautas estándar para la cantidad de masajes que puede recibir, pero un terapeuta de masajes o su médico pueden recomendar la frecuencia y duración que mejor se adapten a sus necesidades.

Los masajes para las lesiones suelen ser más frecuentes, mientras que los masajes con fines de mimo o relajación pueden ocurrir con menos frecuencia.

¿Cuá es la frecuencia ideal?

La frecuencia y duración del masaje dependerán del tipo de masaje que desee y del área a la que desee dirigirse. Muchos estudios de investigación recomiendan una cierta frecuencia y duración del masaje para abordar problemas de salud subyacentes como dolor o lesiones.

Hable con un masajista para averiguar con qué frecuencia debe visitar para abordar sus necesidades.

Si los masajes regulares no están en su presupuesto, considere extender el tiempo entre cada sesión. También puede aprender técnicas de masaje para realizar en casa de forma más regular con un médico, masajista u otro profesional médico.

Tipos de masajes

Entre los masajes terapéuticos encontramos todos estos tipos de masajes,

Masaje de drenaje linfático

Este tipo de masaje es útil para drenar los ganglios linfáticos que se han visto afectados por una cirugía o afección médica reciente. Estimulará el flujo de líquido en los ganglios linfáticos y liberará la acumulación de líquido.

Es posible que al principio necesite este masaje todos los días, pero con el tiempo, puede intentarlo dos o tres veces por semana.

El masaje de drenaje linfático siempre debe ser realizado por un profesional. También pueden capacitarlo para que realice usted mismo ciertas técnicas de masaje.

Masaje de tejido profundo

Un masaje de tejido profundo utiliza movimientos lentos y enérgicos para llegar a capas más profundas de músculo y tejido conectivo. Este tipo de masaje se enfoca en el daño muscular causado por lesiones.

Puede buscar masajes de tejido profundo a diario, algunas veces a la semana o algunas veces al mes para aliviar el dolor. Su masajista puede recomendar una frecuencia y duración para abordar la condición de salud subyacente que provoca este tipo de masaje.

Masaje de cuero cabelludo

Un masaje en el cuero cabelludo puede ser muy relajante e incluso puede reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Un estudio en Corea mostró que las mujeres que trabajaban en una oficina experimentaron estos beneficios para la salud con masajes en el cuero cabelludo de 15 a 25 minutos dos veces por semana durante 10 semanas.

Es posible que un masaje regular en el cuero cabelludo lo ayude a sentirse tranquilo y mejore su perspectiva general.

Masaje de cuerpo completo

Un masaje de cuerpo completo a menudo se denomina masaje sueco. Este tipo de masaje favorece la relajación. Puede buscar este tipo de masaje solo ocasionalmente, cada pocas semanas o mensualmente para ayudarlo a sentirse más centrado y menos estresado.

Sillon de masage

Puede encontrar que un sillón de masaje alivia los músculos doloridos o le ayuda a relajarse.

Un estudio piloto encontró que los adultos sanos experimentaron beneficios positivos al sentarse en una silla de masaje durante 20 minutos a la vez.

Es posible que pueda experimentar este tipo de masaje en casa comprando un sillón de masaje, o puede encontrar un lugar fuera de su hogar donde pueda usar uno ocasional o regularmente.

Masaje para enfermedades o dolencias

El masaje puede ayudar a aliviar síntomas dolorosos específicos o reducir el estrés y la ansiedad. También puede ser útil durante el embarazo. Es posible que necesite masajes más frecuentes para aliviar el dolor, o puede que le resulten útiles los masajes menos frecuentes pero programados regularmente para su bienestar emocional.

Dolor de espalda

Un masaje regular puede aliviar su dolor de espalda. Un estudio, una fuente confiable, mostró que el masaje de tejido profundo realizado diariamente durante 30 minutos durante 10 días redujo el dolor en los pacientes.

Según los expertos, el masaje es un tratamiento eficaz para el dolor lumbar que dura hasta 12 semanas.

Dolor de cuello

El masaje es una forma de aliviar el dolor de cuello a corto plazo, y recibir masajes frecuentes puede ser muy beneficioso.

Un estudio, una fuente confiable, descubrió que recibir un masaje de 60 minutos dos o tres veces por semana mostró más beneficios para las personas con dolor de cuello que recibir un masaje de 60 minutos una vez a la semana o algunos masajes de 30 minutos a la semana.

Ansiedad y estrés

Es posible que un masaje una o dos veces al mes ayude a calmar la ansiedad y el estrés.

Según la Asociación Estadounidense de Terapia de Masaje, el 66 por ciento de los que buscaron masajes en 2018 lo hicieron para relajarse y controlar el estrés.

Considere un masaje de 60 minutos diseñado para relajarse. Según la Clínica Mayo, esto podría reducir sus niveles de cortisol en un 30 por ciento y aumentar sus niveles de serotonina en un 28 por ciento. Esto te relajará y mejorará tu bienestar mental.

El embarazo

Un estudio de 2010 de Trusted Source descubrió que un masaje ligero y regular realizado por alguien en casa o un terapeuta de masaje puede contribuir a un estado mental saludable y reducir el dolor de piernas y espalda.

Un masaje semanal de 20 minutos por un profesional, o dos masajes de 20 minutos por alguien en casa, pueden ser suficientes para reducir la ansiedad y el estrés, así como los síntomas físicos del embarazo.

El estudio también encontró que los masajes de 15 minutos durante cada hora de trabajo de parto también pueden acortar el tiempo total dedicado al trabajo de parto y reducir la cantidad de medicamento que necesita.

Beneficios de los masajes

Los masajes pueden generar muchos beneficios, que incluyen:

  • reducción de estrés
  • reducción del dolor
  • presión sanguínea baja
  • liberación de tensión muscular

Precauciones

Es posible que los masajes no siempre sean la actividad más segura si tiene ciertas condiciones de salud. Debe tener cuidado si tiene:

  • huesos rotos o fracturados
  • un trastorno hemorrágico
  • heridas abiertas o quemaduras
  • cáncer
  • osteoporosis
  • otras condiciones médicas graves

Si está embarazada, su médico o un masajista pueden desalentar el masaje durante el primer trimestre o si tiene presión arterial alta, un embarazo de alto riesgo o recientemente se sometió a una cirugía. Encuentre a alguien que se especialice en masajes prenatales para asegurarse de que reciba un masaje saludable y seguro para el embarazo.

Existen algunos riesgos que pueden surgir si recibe un masaje. Si tiene un coágulo de sangre o antecedentes de coágulos de sangre, debe consultar a su médico antes de recibir un masaje. Durante una sesión, los coágulos de sangre pueden desprenderse y viajar a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón o los pulmones. Esto podría provocar un ataque cardíaco o una arteria bloqueada.

No debe continuar con un masaje ni buscar más masajes si siente dolor.

Cuando acudir al médico

La mayoría de los masajes se consideran seguros. Hable con su médico antes de recibir uno si tiene una afección médica grave. Es posible que desee pedirle a su médico recomendaciones de masajistas para que pueda encontrar a alguien que satisfaga sus necesidades.

El masaje no debe reemplazar otras intervenciones médicas que sean necesarias para tratar una condición de salud subyacente. No ignore el dolor, los síntomas en desarrollo o los síntomas graves como dolor de pecho, dificultad para respirar o pérdida del conocimiento.

Conclusiones

Hay muchas razones para buscar masajes regulares, semi-regulares o poco frecuentes. Es posible que deba abordar un problema médico o desear una forma de relajarse y alejarse del estrés diario.

Determina el tipo de masaje que te gustaría y habla de tus necesidades con un masajista o un médico si necesitas tratar una condición de salud subyacente.